MAGNETOMETRÍA

La prospección geomagnética registra la variación de la componente vertical del campo magnético, calculando la diferencia entre el campo terrestre total y las variaciones provocadas por la presencia de materiales con diferentes grado de magnetización. Cualquier objeto cuya susceptibilidad magnética contraste con la del entorno puede ser definido en su forma y tamaño sin necesidad de desenterrarlo. Estos sensores son especialmente aptos así para detectar elementos con un alto grado de magnetización como objetos metálicos o superficies alteradas por el calor (zonas de combustión tales como hogares, hornos). La magnetometría es un método muy utilizado en prospección arqueológica, ya que permite explorar superficies muy extensas en poco tiempo y detecta una amplia gama de vestigios soterrados.